El juego en la edad adulta

14 Febrero 2017, 10:00 am Escrito por 
Publicado en Blog
Visto 379 veces

Muchos investigadores exponen que el juego tiene una importancia crucial en el desarrollo del niño, ya que mediante el mismo, se produce un desarrollo de habilidades cognitivas, sociales y motoras del infante, pero… ¿Qué pasa con los adultos?

Algunos expertos hablan del abandono prematuro del juego con juguetes a la edad de 9 años, pero en realidad, no solo se juega con juguetes, pero es la forma de jugar más reconocible por los adultos.

Numerosos estudios revelan que las partes del cerebro que se activan mientras hacemos algo que nos apasiona, ya sea profesionalmente o simplemente por placer, son las mismas que se activan cuando estamos jugando de niños.

Como se ha mencionado anteriormente, en el niño, el juego sirve como elemento pedagógico, pero en el adulto se ha considerado como un elemento negativo, relacionado con la pérdida de tiempo, y se han desaprovechado los potenciales que tiene como estrategia educativa.

A partir de la adolescencia, el elemento lúdico que tiene el juego desaparece, pasando a tomar un aspecto más socializador. Ante esto, podemos observar como el juego no desaparece de nuestras vidas, sino que toma aspectos diferentes. La forma de expresarse se transforma, y se adapta a las necesidades personales y sociales de cada persona.

Aunque el juego nos hace sentir más vivos, en muchas ocasiones los adultos nos olvidamos de ello, y lo dejamos de lado por la cantidad de cosas que tenemos en la cabeza por delante del juego.

A continuación, se van a exponer los beneficios que tiene el juego en la edad adulta:

- Elemento socializador: Nos conecta con los demás, compartiendo nuestra risa, alegría y diversión.

- Fomento de la creatividad y el aprendizaje: El juego estimula la imaginación y la adaptación, con lo que favorece la resolución de problemas.

- Antídoto frente a diferentes males: Cuando se juega con ganas y con energía, nuestro organismo segrega endorfinas para animarnos. Así, el juego es un antídoto totalmente natural y económico frente a la soledad, el aislamiento, la ansiedad y la depresión.

- Perseverancia: Las recompensas que se logran cuando se domina un juego nuevo, nos demuestran que la perseverancia vale la pena. La perseverancia es una característica de la vida adulta, necesaria para una vida sana.

- Jugar nos hace felices: Una razón en sí misma, que debería aparecer en mayúsculas, y que no tiene más explicación que la finalidad de ser feliz.

Por todo esto, el juego en la edad adulta no puede convertirse en un lujo, sino que es una necesidad.

“Es en el juego y sólo en el juego que el niño o el adulto como indiviudos son capaces de ser creativos y de usar el total de su personalidad, y solo al ser creativo el individuo se descubre a sí mismo” (Donald Woods Winnicott)

 

SIGUE APRENDIENDO MÁS CON NOSOTROS EN TAFADMADRID Y EN LA FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE FITNESS WELLNESS Y SALUD www.fefws.com

Valora este artículo
(4 votos)
Sergio Calvo

El éxito sólo sonríe a los que nunca se rinden

Sitio Web: www.tafadmadrid.es
Inicia sesión para enviar comentarios
JoomShaper
Llama ahora