Electroestimulación “entrenamiento alternativo o complementario”

29 Marzo 2016, 10:00 am Escrito por 
Publicado en Blog
Visto 457 veces

La sociedad actual conoce la electroestimulación como el método de entrenamiento más rápido y eficaz en lo que a tiempo se refiere para ponerse en forma, sin embargo ¿es tan eficaz cómo nos venden las franquicias? ¿es posible realizar entrenamientos basados en producir potenciales de acción sobre las células excitables para todo el mundo? ¿conocemos los riesgos que puede ocasionar en el organismo el trabajo a través de los impulsos eléctricos?

La electroestimulación ha sido puesta en práctica desde hace siglos como tratamiento para diferentes patologías, pero no fue hasta el S. XVIII cuando Luigi Galvani demostró que se podían obtener contracciones musculares a través de corrientes eléctricas. En el organismo el cerebro es el encargado de generar el impulso eléctrico y los nervios el medio por el cual se transmite a la musculatura, siendo esto lo que permite generar todo tipo de movimientos al ser humano. Teniendo en cuenta lo mencionado anteriormente, ¿están todos los cerebros preparados para recibir impulsos eléctricos externos con el objetivo de realizar contracciones musculares? ¿cuánto de importante es la capacidad de soportar movimientos producidos de manera externa? ¿qué características debe tener un sujeto para soportar las sacudidas musculares por segundo que producen las máquinas?

Según se analiza en diferentes estudios orientados a deportistas y personas con patologías, los resultados son dispares y sorprendentes ya que surge la controversia de plantear la siguiente cuestión, ¿puede llegar a ser más beneficioso el entrenamiento con electroestimulación para personas con patologías que para deportistas? Las investigaciones son claras a la hora de concluir que un entrenamiento a través de electroestimulación produce un incremento de la fuerza en la musculatura localizada en la zona de contracción voluntaria máxima, lo cual no asegura una mejora de los músculos contraídos de manera externa a través de impulsos eléctricos.

Además en el entrenamiento con EENM se distinguen las corrientes de baja frecuencia (<40Hz) utilizado para la recuperación post-esfuerzo y para la mejora de los procesos aeróbicos, de las de alta frecuencia (>40Hz), que se utilizan en el entrenamiento de la fuerza muscular, de lo que puede surgir la siguiente duda en función de los objetivos deseados, ¿es mejor realizar entrenamientos de EENM durante periodos de tiempo más prolongados con intensidades de baja frecuencia?, o por el contrario ¿es mejor realizar entrenamientos de EENM breves y con altas frecuencias? ya que teniendo en cuenta lo tratado en el párrafo anterior quizás las mejoras de fuerza más significativas se muestran en la musculatura agonista del movimiento, por lo que no es necesario someter al cerebro a la recepción de impulsos muy violentos para la mejora de la fuerza muscular.

La EENM no debe considerarse por lo tanto como un método de entrenamiento alternativo, sino complementario al entrenamiento voluntario y teniendo siempre presente la configuración lógica de los parámetros, ya que parece ser que según los estudios más recientes las mejoras obtenidas en la fuerza en programas voluntarios son superiores a las logradas con EENM de características similares. Para concluir no debemos olvidarnos nunca de los orígenes de la electroestimulación, ya que quizás sea en el campo de la mejora y tratamiento de patologías donde esta forma de entrenamiento tenga sus mejores resultados, ayudando a pacientes o clientes a recuperar capacidades funcionales y movimientos esenciales perdidos por una pérdida progresiva de la fuerza en la musculatura implicada en los movimientos.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

- Asmussen, E. & Bonde-Petersen, F. (1974). Storage of elastic energy in skeletal muscles in man. Acta Physiology Scandinavian. 91. 385–392.

- Hainaut, K. & Duchateau, J. (1992). Neuromuscular electrical stimulation and voluntary exercise. Sports Medicine. 14.100 –113.

- Venable, M., Collins, M., O’Bryant, H., Denegar, C., Sedives, M. & Alon, G. (1991). Effect of supplemental electrical stimulation on the development of strength, vertical jump performance and power. Journal Applied Sport Science Research. 5. 139-143.

- Karba R, Stefansovska A, Dordevic S. Human skeletal muscle: phasic type of electrical stimulation increases its contractile speed. Ann Biomed Eng 1990; 18(5): 479-490.

- Enoka RM. Muscle strength and its development. New perspectives. Sports Med 1988; 6(3): 146-168.

- Wolf SL, Ariel GB, Saar D, Penny MA, Railey P. The effect of muscle stimulation during resistive training on performance parameters. Am J Sports Med 1986; 14: 18–23.

 

SIGUE APRENDIENDO MÁS CON NOSOTROS EN TAFADMADRID Y EN LA FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE FITNESS WELLNESS Y SALUD www.fefws.com

Valora este artículo
(4 votos)
Adrián López

Creer llegar a la meta, significa poner límites a nuestra capacidad de trabajo y de éxito

Sitio Web: www.tafadmadrid.es
Inicia sesión para enviar comentarios
JoomShaper
Llama ahora